23 feb. 2014

Calafat 2012 (7º puesto en Categoría Prestigio 10)

Un puesto magnífico si tenemos en cuenta que ninguno de nosotros tenía experiencia en competiciones similares.

Pero lo fundamental fue la experiencia vivida y la diversión que tuvimos en el equipo y conviviendo con los otros equipos durante todo el evento. Incluso en aquellos equipos que preparan la competición para ganar el ambiente es de diversión y convivencia. Se mezclan nacionalidades, edades y niveles de patinaje.



Tan pronto te adelanta una pequeñaja de menos de 15 años como un rayo, como te preguntas de donde vendrá semejante valiente.


El objetivo del equipo de velocidad de Rolleando era divertirnos todo lo posible y ganamos la competición con diferencia.


Después del reposo del viaje y un buen desayuno tocó probarse los monos, comprobar como realzaban nuestra figura, descubrir que un componente del equipo llevaba unos patines... y un baño en la playa para relajarnos antes de la vorágine.

¿Qué sentido tiene estar Rolleando 24 horas en un circuito? ¡Estamos locos!



Ya está todo listo. No hay remedio.


Compartimos box con Amurrio Patín y un chico de Tarraco Patina que intentará hacer las 24 horas solo.

Estudiamos la zona de relevos, últimos ajustes para organizar el equipo, a la línea de salida y, nuestra capitana comienza las dos vueltas de iniciales.

En su primer paso por meta ya está colocada en un grupo y rueda con comodidad.








Los relevos son un momento delicado. La zona es estrecha y se aglomeran todos los equipos. A la vez, la zona de relevos es donde más se convive con el equipo y el resto de participantes.



La noche se hizo dura por las pocas horas de sueño y el viento que, a partir de las 3:00 AM soplaba en contra en cualquier parte del circuito.


Con buen humor y ganas sólo se hace dura la despedida. Una experiencia inolvidable que hay que repetir el año que viene animando aún a más alumnos para que entren en el equipo y patinar como los mejores.



Comparte:
¿Nos sigues?