12 ene. 2016

Patines Infantiles

Para elegir unos patines infantiles debes seguir unos criterios distintos a los indicados para adultos. Para adultos siempre os recomendaremos patines de gama media-alta para que, además  de facilitar tu aprendizaje, te sirvan para toda la vida.

Sin embargo, con los niños debemos tener en cuenta que crecen, que es difícil saber si le quedan bien de talla porque no sabemos cuales son sus sensaciones, y que tarde o temprano no le valdrán.




Lo que sí os vamos a afirmar es que las extrañas soluciones de los ruedines que luego se pueden en línea, o híbridos de quad y línea no son soluciones ni facilitan su aprendizaje. El patinaje en línea requiere equilibrio y es lo primero que tiene que desarrollar el niño. Con las protecciones adecuadas y el casco, los riesgos de lesión son mínimos debido a su poco peso.

Los fabricantes han optado por dos soluciones distintas: patines extensibles o plantillas que se van desechando conforme aumenta la talla. También hay algunos modelos que, a modo de plantilla, tiene en cuenta que el botín varía de talla a lo largo.

En un principio cualquiera de las opciones es tan válida como otra y no hemos observado grandes diferencias entre nuestros alumnos más jóvenes. Lo que sí es evidente, es que la solución extensible tiene en cuenta el largo del pie y no la horma en ancho. Y la solución de las plantillas aborda la solución al revés.

En cuanto a los materiales, como en cualquier producto, la calidad si importa aunque sea para niños.

Que la bota sea de tela (tipo fitness) y la guía de plástico no va afectar demasiado al principio porque el niño pesa poco y ejerce poca fuerza. Las deformaciones serán pequeñas por este factor pero, las inclemencias del tiempo y el uso a largo plazo terminarán afectando. Por lo tanto, te recomendamos unos patines sólidos y con la guía metálica.

Los niños también tienen defectos en la pisada de supinación o pronación. Asegúrate de que la guía puede regularse lateralmente para corregir estos defectos.

Al contrario de lo que a veces nos comentan, no se aprende a patinar con unos patines que no ruedan. Se aprende a patinar con unos patines de calidad y con monitores con experiencia en la enseñanza infantil que apuesten por una metodología planificada y contrastada. 

Para comprar los patines de tus hijos, te recomendamos omitir las tiendas generalistas cuyos dependientes no son especialistas y que acudas a tiendas especializadas.

Y si se trata de un regalo sorpresa, como en Navidad, re recomendamos que te busques las mañas para que tu hijo pueda probárselos, que tú veas si le valen y que te asesore el dependiente. Las tallas las puedes cambiar si no aciertas. Pero el precio del modelo modelo que elijas no.Y a veces tenemos presupuestos limitados.

Lo barato sale caro.
Comparte:
¿Nos sigues?