21 ene. 2016

Somos rollers

Cuando comentas a un amigo que vas a clases de patinaje no estás siendo todo lo sincero que deberías. ¿Por qué le ocultas que recorres la ciudad en patines, que tomas cañas con ellos después de las rutas, que bajas las escaleras del bar con ellos para ir al baño, que te los quitas en el sofá y no al terminar la clase, que haces la compra con ellos, etc.?

¡No mientas!

Es posible que al principio pensases en dar unas clases para poder rollear por el parque pero, en poco tiempo resulta que recorres la ciudad con seguridad y cada vez haces más cosas de la vida cotidiana en patines.


Hacemos todo en patines menos ducharnos

Por no fastidiar los rodamientos que si no...

Rollear es un modo de vivir la vida. Si el siglo XXI va rápido en todo con los mails, whatsapp y toda la vorágine diaria, los rollers nos adaptamos a ello desplazándonos a una velocidad mayor que caminando.

Lo hacemos sin consumir petroleo, a la vez que hacemos deporte. No necesitamos el transporte público, que cada día es más caro. Tardamos menos que el taxi en llegar al destino.

No somos raros 

No estamos locos

Sabemos lo que queremos

Vivir en patines no es tan raro. 

El problema lo tienen los que no lo han probado.
Comparte:
¿Nos sigues?