23 jul. 2014

80% mente - 20% físico

Resumen ejecutivo: Objetivo cumplido
Conclusión: Volveremos con más

Si no eres un profesional también puedes disfrutar solo o en equipo viviendo la experiencia para ti y viendo el espectáculo que los buenos nos dan.

En cualquiera de las categorías de un evento de 24 horas la preparación física y técnica es fundamental. Sin embargo, sin la preparación mental adecuada de nada sirve ser el más fuerte o el más rápido.


En el caso de los equipos, la preparación mental individual y grupal es fundamental. Por ejemplo, para que una "gacela" menor de edad, que te adelanta como un rayo con una técnica de doble empuje preciosa, no mande a la porra a las 4 de la mañana a su equipo y se vaya a dormir o pase de salir al circuito, tiene que haber un entrenador y un equipo técnico dignos de ser admirados por sus compañeros y sus contrincantes.

Pero, los factores mentales no son sólo los del ámbito de la motivación. Con la cabeza fría hay que vigilar a los contrincantes y tomar decisiones. En el caso de los equipos, el orden de los descansos y relevos, según la clasificación y lo que hagan tus contrincantes, es determinante. 


La estrategia de partida y la capacidad de adaptarla a las circunstancias de cada momento hasta la hora 24 es una de las claves.

En el caso de la categoría individual, hasta los minutos de descanso y comida suponen vueltas perdidas. Es muy complicado llevar a cabo un plan de entrenamiento para afrontar 24 horas porque, el día a día no te permite disponer de 24 horas libres a la semana seguidas los meses anteriores. Por muchos maratones o 101 kilómetros que hagas durante la temporada no sabes cómo puede reaccionar tu cuerpo con la acumulación de tantos durante 24 horas seguidas y con cortos espacios de tiempo para recuperar.

Para el Equipo de Rolly (roller y asistente) todo eran incertidumbres: primera vez que lo intenta, contrincantes desconocidos, no hemos encontrado publicados los tiempos y velocidades medias de ediciones anteriores, la alimentación de las semanas anteriores ha sido la que la intuición y los estudios como entrenador nos ha dado a entender,...

El objetivo de partida lo establecimos en rodar a una media de 15Km/hora. Si pensamos en que la suma de descansos sea de unas 4 horas, suman 300Km. Parece ser que en esas distancias rondan los podios de otros años.
¿Seremos capaces?

No sólo fuimos capaces sino que, podrían haber sido bastantes más kilómetros si los contrincantes nos lo hubiesen exigido. Las primeras horas rodamos a una media superior a los 20Km/hora la vuelta. Al disponer de una cómoda ventaja respecto al tercero desde las primeras 12 horas sólo fue necesario vigilar sus movimientos y mantener la ventaja.

Fuimos conservadores en cuanto a intentar presentar batalla al primero. Sin conocer nuestras capacidades y sabiendo que era un profesional en este tipo de pruebas, no quisimos arriesgar con un sobre esfuerzo que nos pudiese llevar a perder incluso el segundo puesto ya asegurado. Ahora, a toro pasado, quizás pudimos haberlo hecho.

Lo más apasionante fueron las tácticas y estrategias que aplicamos en cada fase de la carrera contra nuestro principal contrincante y el aspecto psicológico de las mismas.

Si los objetivos menos ambiciosos y la voluntad nos han llevado a un segundo puesto que nos sabe a victoria personal, podemos más.


Comparte:
¿Nos sigues?