13 ene. 2015

Beneficios del patinaje en los niños (desarrollo y salud)

No es necesario que profundicemos en los beneficios del deporte en el desarrollo y la salud de los niños. Existe mucha bibliografía experta en la materia y reinventar la rueda no es nuestro propósito.

Sin embargo, el patinaje ofrece ventajas para los niños sobe otros deportes por el entorno y las habilidades que requiere. Nos referimos siempre al deporte infantil como forma de ocio y diversión sin profundizar en el ámbito de la alta competición.


En este sentido, debemos tener en cuenta que se trata de un deporte que practicarán al aire libre y en grupo. Con estos dos factores ya hemos cubierto un amplio espectro de beneficios. Si además consideramos que deslizar sobre las ruedas es un reto individual, con el patinaje los niños disfrutan de una actividad completa.

Autoestima

La superación de retos individuales siempre resulta satisfactoria y enriquecedora para cualquier persona con independencia de su edad. 

Desde el momento que un niño se ve en una situación desconocida, y ante el reto de tener que alcanzar un objetivo (al monitor o su grupo de compañeros), intentará transformar el entorno. Este no cambiará para él y, no tendrá otra opción que adaptarse trabajando por ampliar el radio de su zona de confort.

El reconocimiento propio de haberlo conseguido, el de sus compañeros y el del monitor cada vez que consigue alcanzar el objetivo o superar un ejercicio incrementará su autoestimaEl hecho de aprender a ponerse los patines y las protecciones por su cuenta será el primer triunfo. Y cada vez que aprenda una nueva técnica mayor refuerzo personal obtendrá.

El patinaje es un deporte divertido y muy agradecido por no tener casi límites en cuanto a nuevas cosas que aprender y practicar cada día. 

Competitividad

Por lo general, los niños son más competitivos que los adultos. Puede que sea por su instinto de desarrollo y aprendizaje, necesidad de integración social y reconocimiento en el grupo, una mezcla de ambos, o simplemente porque la vida no tiene sentido si no compites contigo mismo o con un grupo. (Vease: Documentos TV. "El juego" - RTVE.es)

Competir es la única manera de mejorar y aprender. Puedes competir siendo el mejor dibujando, el más rápido en una carrera, contigo mismo para tardar menos que el otro día en prepararte para ir al cole, con tus compañeros para ganar al otro equipo por más goles que la otra vez. Siempre que lo hagas cumpliendo las normas estarás ganando. 

La competitividad fomenta el desarrollo de habilidades y la búsqueda que soluciones. Los juegos, los ejercicios de técnica y habilidad sobre los patines obligan indirectamente al niño a competir consigo mismo o el grupo bajo la supervisión del monitor, que velará por el cumplimiento de las normas y la mejora de sus habilidades físicas.

Habilidades sociales

Mediante los juegos, en Rolleando trabajamos más allá de la formación en el patinaje y el deporte en los niños. Los juegos fomentan la mejora de sus habilidades sociales. En el caso de juegos individuales, el cumplimiento de unas reglas implica la necesidad de aprender a convivir con sus compañeros aunque sus intereses sean particulares.

Cuando los juegos son en equipo los niños necesitan dialogar, ponerse de acuerdo y trabajar juntos para encontrar la manera de obtener los objetivos.

Transmisión de valores 

En Rolleando tenemos un compromiso ético y social que comienza con el cumplimiento de la legalidad mediante la suscripción de los seguros obligatorios y el pago de los impuestos.

Pero vamos a más allá. Nuestros proyectos de Responsabilidad Social Corporativa están orientados siempre a aportar nuestro granito de arena trabajando con la infancia.

Los proyectos solidarios en los que estamos involucrados no son sólo acciones puntuales. Son una actitud diaria que transmitimos a nuestros alumnos comenzando por los más pequeños. La solidaridad, como actitud y peldaño fundamental de nuestra escala de valores, se la transmitimos diariamente, en las clases y en los eventos que organizamos.

Desarrollo físico (aparato locomotor)

El desarrollo muscular interviene en el oseo y viceversa. El patinaje requiere un importante trabajo de lo que se denomina el "core" de nuestro cuerpo. (Vease: Los músculos del patinaje, un deporte con ventajas)

El desarrollo adecuado del aparato locomotor en los niños no sólo es favorable en su infancia. 

Los músculos y los huesos se moldean durante su crecimiento de los niños minimizando posibles lesiones o dolencias en la madurez. El patinaje trabaja principalmente las conexiones entre el tren superior e inferior fortaleciendo así la base de nuestra espalda.

Equilibrio, psicomotricidad y coordinación

El ejercicio más básico del patinaje es deslizar hacia adelante.

Para ello, el equilibrio sobre una pierna es fundamental. Mejorar el equilibrio requiere trabajar la pisada corrigiendo defectos de supinación, pronación, etc. (Vease: El ajuste de las guías, mejora tu técnica, tu rendimiento y evita lesiones

Si tenemos en cuenta que gran parte de las dolencias de espalda provienen de una pisada incorrecta, el patinaje en los niños favorece la correcta postura de sus pies y fortalece el conjunto hasta la base de la columna vertebral.

Además, mantener el equilibrio en los planos longitudinal y transversal requiere el control de cuerpo para modificar constantemente la ubicación del centro de gravedad. Y todo ello sólo es posible con un desarrollo elevado de la coordinación del tren superior sobre el inferior con el consiguiente fortalecimiento del cinturón abdominal 

Sistema inmunitario

Todos los deportes generan la producción de sustancias y actividad en órganos favoreciendo el equilibrio y, la fortaleza física y mental.

El deporte no sólo va a ser positivo para nuestro sistema cardiorespiratorio y el aparato locomotor. El deporte influye en nuestro sistema digestivo y los procesos vitales diarios. En el caso de los niños, el patinaje favorecerá su desarrollo dejando huella para su madurez a la vez que refuerza sus defensas en el presente y para el futuro.

Sudar no sólo es una reacción del cuerpo para regular la temperatura. A través del sudor eliminamos toxinas de nuestro organismo minimizando potenciales enfermedades.

El rayos del Sol son una fuente de elementos necesarios para la generación de sustancias y regulación de los procesos físicos y químicos de nuestro organismo. Valga como ejemplo que los rayos del Sol ayudan a generar vitamina D, una de las bases fundamentales para la generación del calcio y la consolidación en los huesos.

Los juegos al aire libre y sobre patines provocan numerosas alegrías y sonrisas. Y eso sí que es la base de nuestro sistema defensivo mental y físico.

Aunque la cita original proviene de épocas en las que la oración (alma) era más observada, nos quedamos con la deformación actual.

Mens sana in copore sano.

Comparte:
¿Nos sigues?