4 mar. 2016

¿Dolor de espalda al patinar (zona lumbar)? Razones

¿Por qué te molesta la parte inferior de la espalda al patinar?

Básicamente nos molesta porque el tipo de vida que llevamos (sentados en una silla al trabajar, y en un sofá para descansar) es lo peor para el "core" de nuestro cuerpo.

El "core" de nuestro cuerpo es la parte que nos mantiene erguidos. El patinaje requiere un importante trabajo del mismo para mantener el equilibrio y la armonía. En el caso de personas que se inician en el patinaje como forma de ocio, deporte y diversión las molestias en la parte baja de la espalda se deben a dos posibles factores o la combinación de ambos:

1 - Debilidad de los grupos musculares del "core"

La postura base del patinaje, y el balanceo sobre una pierna y otra exigen sostener el tren superior además de trasladarlo lateralmente con cada zancada. Para mantener el equilibrio sobre una pierna es necesario que nuestro centro de gravedad se encuentre en algún punto del plano vertical en el que deslizamos. Si bien las piernas y los puntos dinámicos de apoyo de los pies nos ayudan a mantener el equilibrio, el tren superior tiene una masa relevante respecto al tren inferior. Si esta gran masa de nuestro cuerpo no se balancea sobre la pierna de apoyo, el centro de gravedad se traslada lateralmente fuera de nuestro plano vertical de equilibrio (normalmente hacia el interior)

Pues bien, la gran masa que supone nuestro tren superior es sostenida y movida (en el plano horizontal y vertical) por los grupos musculares que constituyen nuestro denominado "core".

Si todo este conjunto no está lo suficientemente fortalecido se quejará cuando le exijamos esfuerzos superiores a lo que está acostumbrado o es capaz. Concretamente, y aunque nuestro cuerpo es todo un sistema que trabaja en equipo, son los abdominales y los lumbares los que más directamente intervienen. El desequilibrio entre ambos es una de las principales fuentes de la molestia.

Abdominales

El conjunto de músculos abdominales no son sólo la obsesiva tableta de chocolate.

Tienes también los transversos y los oblicuos externos e internos que, además de proteger tu espina dorsal, ayudan a estabilizar tu espalda desde la parte inferior.

Todo este conjunto de músculos trabaja intensamente al patinar en el proceso respiratorio, para favorecer tu balanceo, equilibrio y la postura de la espalda.

Patinar fortalece la parte inferior de tu espalda y ayuda a moldear la cintura.
Además, incrementa la capacidad respiratoria, mejora procesos digestivos, protege el tronco de impactos y ayuda a mejorar la postura.

Lumbares

Los riñones no son un músculo. Son numerosas las ocasiones en las que oímos a alumnos que se inician quejarse de dolor de riñones. 

El conjunto de músculos lumbares es al antagónico al de los abdominales. Es decir, están situados en la espalda y sus funciones son similares.

Si te duelen al iniciarte en el patinaje probablemente sea porque no están fortalecidos. Trabajan tanto o más que los abdominales en la estabilización de la espalda y por tanto tu equilibrio. El dorsal largo se ocupa de la estabilización y el cuadro lumbar de la flexión. forman parte del "core" al ayudar a transmitir fuerza a las extremidades al estar ancladas al tronco.


Al patinar fortalecemos la zona lumbar y protegemos la espalda de lumbalgias y hernias.

Ambos grupos musculares se conocen comunmente como el cinturón abdominal. Patinando trabajamos nuestra cintura de avispa.

2 - Descoordinación y/o posturas incorrectas del conjunto del cuerpo

Además de la debilidad muscular que antes hemos comentado, es habitual que toda la zona del cuerpo que interviene no esté educada. Es decir, fruto de no utilizarla en nuestra vida cotidiana, no sabemos gestionar sus movimientos y el cerebro envía órdenes a estos músculos equivocadas que provocan tensiones y descoordinación.

Es habitual también que quienes se inician en el patinaje confundan inconscientemente flexionar las rodillas con bajar el tronco hasta una postura casi horizontal. Se trata de un error incontrolado, fruto de los temores del cerebro y las tensiones de los primeros días que de una incapacidad para doblar las rodillas porque, para recoger una moneda del suelo sí doblamos las rodillas.

Otro caso habitual y muy relacionado con el inconsciente o los temores son las tensiones en la cadera. De alguna manera, dado que el ser humano traslada su centro de gravedad hacia atrás para parar cuando camina o corre, cuando siente inseguridad sobre unos patines quiere parar y el cerebro reacciona intentando dar una solución intermedia; puesto que no puede echar hacia atrás el tronco, echa hacia atrás la cadera provocando unos esfuerzos en la zona lumbar de máxima tensión.

En casos de alerta o temor a caer de frente, es habitual también que reaccionemos intentando equilibrarnos con los brazos levantándolos e incluso estirando el tronco y las piernas. En estos casos, de forma automática el cerebro vuelve a querer equilibrarse enviando órdenes a los músculos del "core" para estabilizar el cuerpo entero.y, al no coordinar el conjunto se pueden provocar sobre esfuerzos que provocan tensiones y molestias.

Todos estos casos y muchos otros detalles cuando te inicias en el patinaje se solucionan con los ejercicios de aprendizaje adecuados y adquiriendo confianza en los primeros días.    

La solución base de todo ello es la flexión de las rodillas que, no sólo te dará estabilidad, sino que mitigará las tensiones en la zona lumbar.    

En el caso de personas con un nivel medio y avanzado de patinaje tenemos comprobado que sólo sienten molestias las que se esfuerzan por mejorar.
Comparte:
¿Nos sigues?