10 feb. 2016

Guías de los patines, una cuestión cara. Transiciones de fitness a especialidades

Cuando deseas avanzar en alguna de las disciplinas o especialidades del patinaje, llega la cuestión económica y las dudas sobre la opción a adoptar.

Comprar unos patines especializados supone un gasto importante y riesgo sobre si la bota es la adecuada para tu pie pero, quieres probar nuevas sensaciones.

Existen alternativas intermedias que te comentamos a continuación.


Muchos alumnos nos preguntan sobre las posibilidades de tener unos patines para velocidad y fondo. Salvo que el fabricante de tus patines preferidos disponga del mismo modelo de bota con distintas guías, el riesgo de que el nuevo patín se convierta en una tortura existe

Un paso intermedio suele ser la duda sobre si comprar la guía y las ruedas manteniendo la bota de tus otros patines que, ya sabes que has moldeado a tu pie, te sientes cómodo y no te provoca molestias.

Sin embargo, aunque en los patines de gama media y alta los anclajes son standard, el precio de una guía y unas ruedas es casi el mismo que el de un patín.  Además, estar intercambiando guías y ruedas dependiendo del día de la semana puede llegar a ser estresante.

Una alternativa, aunque más cara para empezar pero más cómoda y que te ofrece tener repuestos para cualquier emergencia, puede ser comprar unos patines idénticos a tus preferidos y una guía y unas ruedas de la nueva especialidad que quieres abordar. 

El caso más habitual es el de aquellos que queréis disfrutar de la velocidad y el fondo partiendo de unos patines de fitness o de freestyle

En el caso del slalom, la opción más barata para iniciar la transición es comprar juegos de ruedas que te permitan disponer de rockering. Cambiar la ruedas cada día de la semana no es lo más cómodo pero se hace rápido y no implica el riesgo de manipular los anclajes de la guía a la bota.

La misma situación sería la del hockey si quieres disponer de ruedas blandas para pista y una configuración de rockering Hi-Lo.

En el caso del patinaje agresivo o extremo, por los accesorios que requiere la bota para grindar y otros trucos, no quedaría otra opción que comprar el patín especializado.

En el caso de querer ampliar el tamaño de tus ruedas y la distancia entre ejes de la guía para trabajar en la velocidad y el fondo, también te surgirá la duda sobre el comienzo de la transición. Si nos olvidamos de la nueva configuración de ruedas de 125mm por la dificultad y riesgos que tendría el gran salto, tendremos que elegir entre 100 y 110 milímetros. Los 90mm pronto se te quedarían cortos aunque, suelen ser una herramienta para mejorar la técnica si tienes defectos de pisada y zancada.

Dar el salto inmediato de 80mm a 110mm es como calzarse unos tacones de aguja de repente y sin bastón. Por supuesto, hay personas que no tendrían excesivo problema en adaptarse en unos días pero, sólo lo puedes saber arriesgando con la inversión.

Nuestra recomendación es hacer la transición a 100mm y ya tendrás tiempo de disfrutar de los 110mm si consigues la fuerza y la técnica suficientes. Si te vuelves adicto a la velocidad y el fondo no te importará hacer la inversión de 110mm o 125mm una vez que estés seguro.
Comparte:
¿Nos sigues?