10 feb. 2016

Los separadores, los olvidados. La pieza que no sobra

Los separadores son la pieza de los patines que siempre sobra u olvidamos. Igual que cuando desmontamos una tele de niños y, al querer que funcione de nuevo, decidimos que un tornillo sobra.
Son muchos los rollers que, después de limpiar y lubricar los rodamientos, han olvidado incluir los separadores en las ruedas. Como consecuencia, rodar requería un esfuerzo sobrehumano.

Los separadores son los responsables de que el movimiento de los rodamientos alrededor de los ejes (tornillos entre las guías y las ruedas) sea limpio y suave.


Sin los separadores, las ruedas (concretamente los rodamientos) rozarán excesivamente con los ejes. Los tornillos presionarán excesivamente a los rodamientos impidiendo que giren. Los separadores hacen de tope en el interior de las ruedas, entre los dos rodamientos, y los protegen de presiones excesivas.

Aunque en patines de gama baja puedes encontrarlos de plástico, lo habitual es que sean de aluminio. Los tamaños más habituales son los 8mm y los 6mm que, se refieren al diámetro interior. Es decir, el tamaño de los separadores, lo determinará el diámetro de los ejes de las guías.


En el caso de los separadores de 6mm sueles ser tubulares y recorren todo el interior de la rueda hasta el borde exterior (los 2 sueltos de la imagen de arriba). En el caso de los de 8mm los modelos más habituales y standard se quedan en el interior, entre los dos rodamientos.

En el caso de los 6mm, por alcanzar el borde de las ruedas, es necesario un extractor para poder desmontar la rueda. Un extractor es cualquier herramienta que tenga el diámetro adecuado para poder empujar el separador por un extremo. Con los separadores de 8mm, para desmontar la rueda sólo necesitarás hacer palanca en el rodamiento.

No está claro cuál de las dos opciones de separadores es mejor técnicamente. Cada fabricante opta por una de las dos alternativas e incluso la varía según el modelo.

Las guías más habituales y standard suelen admitir los ejes de 8mm que, habitualmente enroscan en las mismas en un lateral. Los ejes de 6mm suelen incluir un doble tornillo lateral en vez de ajustarse a la guía.

Siguiendo la lógica de la función de un separador, es vidente que los tubulares largos suavizan mucho más el movimiento del rodamiento alrededor del eje además de protegerlo. Pero un tubular largo de 8mm no es viable técnicamente salvo que se modificase la fabricación de los rodamientos aumentando su diámetro interior o, se modificase el diseño de las guías más habituales para que admitiesen ejes de 6mm.

Dado que los separadores son una pieza que no sobra, y que forma parte fundamental de la mecánica, su limpieza y lubricación es tan importante como la de los rodamientos y los ejes.
Comparte:
¿Nos sigues?