15 oct. 2015

La respiración en el patinaje, dos técnicas para aprender a patinar y entrenar

En cualquier deporte la respiración es fundamental para la ejecución de los esfuerzos de cada momento y la resistencia. La correcta respiración puede incluso evitar problemas si tenemos en cuenta que, la falta de oxígeno en los músculos puede provocar que requieran el uso de otras sustancias para generar energía ¿Qué son las agujetas?

Por supuesto, cada deporte tiene su técnica de respiración e incluso es distinta de pendiendo de la disciplina de cada cada uno de ellos. Los segundos que tarda un atleta en hacer 100m no tienen nada que ver con lo que requiere un corredor de maratones. Si observas a los nadadores, verás que dependiendo de la distancia en la que van a competir el número de brazadas que dan antes de cada inhalación es distinto y no sólo es por cuestiones de hidrodinámica.

Igualmente, en el patinaje la respiración adecuada es distinta dependiendo de la disciplina. Por ejemplo, una arrancada de hockey o una carrerilla de alguien de extremo para conseguir la máxima potencia en su salto o truco requiere de oxígeno para empezar pero, pocas veces requiere de una inhalación más hasta el final. Y un patinador de pista o velocidad requerirá aplicar distinta cadencia respiratoria dependiendo de las distancias y series que vaya a hacer.

Por otra parte, no debemos olvidar que nuestra respiración también está relacionada con ritmo de los latidos de nuestro corazón y viceversa. Cuando estás nervioso antes de salir en un maratón o a un partido, tus latidos y tu respiración se aceleran en consonancia. Si consigues controlar tus nervios tu ritmo cardíaco y tu respiración se moderan. La fuerte exhalación que hacen algunos deportistas antes de iniciar una carrera a la vez que sacuden sus brazos y hacen movimientos con el cuerpo tiene su razón de ser.

Adecuar tu respiración al ejercicio que vas a realizar influirá directamente en tu eficacia y eficiencia. 

Sin embargo, en el patinaje también te puede servir para concentrarte y mejorar tu técnica y movimientos. En este sentido debemos tener en cuenta dos cuestiones:
  • La capacidad de la caja torácica se ve afectada por nuestra postura. Es decir, no tenemos la misma capacidad respiratoria erguidos que si adoptamos la postura adecuada o muy próxima a la del patinaje de velocidad.
  • Dependiendo de la longitud de tu zancada (nos referimos al tiempo que tardas en cambiar de pierna con independencia de tu velocidad) la cadencia respiratoria deberá ser distinta.
En este sentido, te recomendamos que pruebes dos criterios distintos de adecuar tu respiración a tus movimientos en el patinaje y viceversa. Ninguno de los dos es el bueno. Ambos son perfectos para cada caso o situación en la que te puedas encontrar dependiendo de tu nivel de patinaje o el propósito de lo que estés haciendo en cada momento para lo que estés entrenando. Ambos te servirán para mejorar técnicas.

Ciclo por zancada - Puede ser muy adecuado si te inicias en el patinaje para mejorar tu técnica básica por permitir que te concentres en cada movimiento de tu cuerpo.

Básicamente se trata de realizar la exhalación cuando empujas con una pierna y la inhalación al recogerla. En el momento de la inhalación debes concentrarte en realizarla lo más profunda posible a la vez que te obligas a flexionar al máximo la pierna de apoyo hacia delante. Es decir, inhala más fuerte y profundo cuanto más flexiones. Tu cuerpo y tu mente automatizarán ambos actos. El momento de exhalar con la otra pierna comienza justo cuando has apoyado la que inhalaba.   

Concéntrate en respirar despacio y profundo para alargar tu zancada si todavía tienes que mejorarla. Ya llegará el día en el que se convierta en velocidad fruto de poder hacerlo sin pensar y aplicar mucha mas fuerza.sin descontrolarte.

Ciclo por ciclo - En el caso de estar iniciándote podría no ser adecuado porque limitaría tu concentración en todos los movimientos. Aunque, también te puede servir para mejorar tu armonía. Normalmente tenemos distinta longitud de zancada con cada pierna por equilibrio y fuerza.

En este caso debes decidir qué pierna es la de inhalación y no perder el ritmo. Respira tranquilamente de manera que la duración de la inhalación sea la misma que la de exhalación e intentando alargar cada momento. Es importante que lo practiques variando de pierna por series para trabajar la flexión de la de apoyo en cada inhalación.
Comparte:
¿Nos sigues?