20 ene. 2016

Cómo mejorar tus glúteos con el patinaje

El patinaje es una actividad divertida y que normalmente se practica por ocio. Sin embargo, debido al conjunto de músculos que intervienen sus efectos positivos van más allá del entretenimiento,

Son numerosos las publicaciones que recomiendan el patinaje como una actividad ideal para mejorar tu figura, tus curvas, reafirmar y realzar los glúteos de una forma más divertida que las clásicas tablas o rutinas de ejercicios en gimnasios y tu propia casa.


Por supuesto, a todo@s nos gusta ver y que nos miren nuestros buenos culos con independencia del género. 

¿Cómo funciona?

Para desplazarnos en el patinaje, además de mejorar la inercia mediante la posición conocida como "derby" en la que bajamos y desplazamos el centro de gravedad hacia adelante, debemos realizar un esfuerzo de empuje. Para ello, la pierna que no será de apoyo en el deslizamiento debe estirarse contra el suelo en sentido contrario a nuestro desplazamiento y generar así movimiento. Este movimiento de abducción y extensión de la cadera lo realiza el conjunto de músculos de nuestro culo cuyos principales componentes son los glúteos (máximo, mínimo y medio).

Por otra parte, el recoger la pierna para balancear a la otra, también realizamos el movimiento antagónico y, para mantener todo nuestro cuerpo sobre la pierna de apoyo nuestros glúteos estarán realizando un trabajo más completo aún.

Ni que decir tiene que, al tratarse de un ejercicio en el que se busca la armonía y simetría con los dos laterales del cuerpo, ambos glúteos trabajan por igual.

Si analizas las tablas y rutinas básicas para mejorar los glúteos que te proponen en algunas publicaciones o en tu gimnasio, verás que son los mismos movimientos que se realizan en el patinaje.

¿Cómo aplicar estas rutinas?

Es habitual salir a patinar por simple ocio y diversión pensando que con eso basta. Muchas veces, más que patinar correctamente nos damos un paseo e incluso lo hacemos charlando con un amigo. Sin embargo, patinar correctamente requiere un mínimo de dedicación y concentración individual. Además, realizando unos ejercicios y rutinas de forma personal, llegará un momento en el que las aplicarás incluso en momentos de relajación y ocio sobre tus patines.

Bastará con dedicar 15 minutos personales en tus patines para equiparar los ejercicios a los que te proponen. Estos ejercicios o buenas prácticas son independientes de la velocidad a la que patines.
  • Concéntrate en alcanzar la máxima extensión de la pierna de empuje. No la recojas antes de que esté completamente estirada. 
  • Cuanto más flexionada esté la pierna de apoyo y más adelantada la rodilla, mayor esfuerzo podrás realizar con la pierna de empuje.
  • Intenta mantener la pierna de empuje a 1cm del suelo (en vilo) una vez que consigues la máxima extensión mientras la recoges hasta apoyarla a la altura de la otra y realizar el cambio.
  • No estires ni te levantes sobre la de apoyo para asegurar un buen esfuerzo de la misma.
  • Puedes trabajar dos criterios e intercalarlos por series de minutos:
  1. Buscando el máximo empuje hacia atrás con el patín perpendicular al de desplazamiento dentro de los límites de tu cadera.
  2. Buscando el máximo empuje lateral, casi perpendicular o 45º respecto al de desplazamiento
Intercalando ambas opciones notarás cómo son distintas partes de tu culo las que más trabajan y se ponen duras.
Comparte:
¿Nos sigues?