12 ene. 2016

El diablo diábolo

Rolleando no tiene ninguna intención de promocionar o difamar marcas y modelos de patines. Sin embargo, tenemos la obligación moral de opinar sobre los productos de patinaje para que, en función de nuestra experiencia, los patinadores y futuros rollers dispongan de información.

Muchos inventos, a lo largo de la historia, terminaron en la basura o tuvieron que ser rediseñados. En este caso, parece que el inventor no era un roller o no se dedicaba a la formación. Gracias a su gran capacidad de marketing, una importante empresa ha conseguido que a las escuelas de patinaje lleguen numerosos alumnos ilusionados con aprender a patinar y unos patines que no se lo permiten.



Con el nombre de diábolo (suponemos que por la forma de la pieza interna) está promocionando a diestro y siniestro patines cuyo sistema de frenado frena de verdad. Frena el aprendizaje desde el primer día.

El sistema se basa en la presión que podemos ejercer con el talón para activar un mecanismo que bloquea la rueda trasera. 

Con independencia de la calidad de los materiales y su gama de productos, estudiaremos el invento:

  • Dispone de un botón para activar o desactivar el freno. Es buena idea y solución para desbloquear lo ineficaz pero... ¿Cómo frena ahora el alumno? Frenar en T requiere una fuerza y equilibrio que no se suele tener al iniciarse en el patinaje. Frenar en cuña no es eficaz ni eficiente, y hay pocas aceras o carriles bici con el ancho suficiente.
  • El mecanismo parte de un botón de plástico y, aunque no sabemos lo que hay dentro, los patines se utilizan a la intemperie. Al cabo de unos días no conseguirás cambiar su posición ni con el martillo.
  • Si partimos de que una de las principales dificultades que tienen las personas que se inician en el patinaje es que trasladan su apoyo al talón, incluso para deslizar de frente, el patín frenará cuando no quieres e inesperadamente.
  • Sólo hemos visto estos patines con el invento en la bota derecha y parece imposible cambiarlo porque la bota izquierda no dispone del hueco para el botoncito. O sea, el inventor no pensó que hay rollers zurdos de piernas.
  • Una vez que ya sabes deslizar hacia delante con la postura correcta el sistema no se activará cuando menos te lo esperas pero... ¿Qué ocurrirá cuando quieras girar, hacer un ejercicio de equilibrio o slalom por no hablar de técnicas más complejas? Te quedarás donde estás con cara de no entender nada y el resto de compañeros pasará a tu lado disfrutando. Vamos, que se te aparecerá el diablo diábolo en cualquier momento
  • Dado que normalmente trasladamos el peso al talón cuando nos iniciamos en el patinaje, lo habitual es que desgastemos más las ruedas posteriores. Este defecto debemos corregirlo trabajando la postura en las clases y evitar que se acentúe rotando las ruedas. Pues bien, el invento frena por aplicar rozamiento en la rueda trasera y, por tanto, desgasta más la rueda trasera incrementando tus defectos.

En definitiva, no podemos recomendarte el diablo diábolo para iniciarte en el patinaje. De momento, el mejor invento es el freno de taco porque aún no siendo el más eficaz ni eficiente, es el más barato, la técnica de frenada más sencilla de aprender y, a la velocidad que patinas te sobra para disfrutar Rolleando por la ciudad.
Comparte:
¿Nos sigues?