20 ene. 2016

El patinaje como medio de transporte sostenible

El patinaje ha superado las zonas restringidas de parques como actividad de ocio y deporte. Aparte de las disciplinas concretas que deben practicarse en entornos seguros y adaptados, somos numerosos los rollers que utilizamos los patines para desplazarnos por la ciudad.

En patines practicamos turismo, nos reunimos con nuestros amigos en cafeterías y restaurantes,  hacemos la compra y todo lo que se nos ocurre salvo ducharnos con ellos.


En España, hasta hace poco tiempo eran pocos los patinadores que te encontrabas en un semáforo para poder cruzar como un peatón o, rodando por la calzada junto a otros vehículos. Los rollers eran vistos como jóvenes gamberretes e imprudentes.

Sin embargo, el escenario del patinaje ha cambiado considerablemente al tratarse de una actividad que practicamos personas de todas las edades y clases sociales. Ya es habitual ver en las ciudades personas y grupos que se desplazan con cometidos distintos al puramente deportivo.

Como es habitual, la legislación va por detrás de los cambios sociales y el sentido común. A quienes nos desplazamos en patines se nos considera por defecto peatones pero, nos distinguen de ellos varios factores que nos convierte en vehículo no contemplado en el código de circulación:

  • A partir de cierto nivel de técnica y estado de forma nuestra velocidad supera la máxima permitida a los peatones. "Ironías de la vida que hay patinadores multados por ir a mas de 5Km/h por la acera pero no quienes corren a 10Km/h. porque llegan tarde a coger el autobús",
  • Si bien la velocidad máxima que se puede alcanzar en patines no es la misma que en bicicleta, en los casos de circulación urbana por la calzada es idéntica (insistimos en que a partir de cierto nivel de técnica y estado de forma) "Ironías de la vida que a los usuarios de BiciMad y servicios similares en otras ciudades no se les exige este mínimo",
Nos encontramos en una situación ambigua en la que, tan pronto un policía local te obliga a ir por la calzada como otro te exige lo contrario a los 5 minutos. Y encima, el criterio varía según la ciudad en la que te encuentres. "Ironías de la vida que generan las transferencias de competencias aunque el código de circulación es universal"

Aunque ya analizaremos la cuestión legal y sus artículos a fondo, como siempre, la lógica y el sentido común suelen imperar aunque lleve tiempo.

El desconocimiento del patinaje y la falta de análisis han llevado a prohibir en algunas localidades que se patine por determinadas plazas argumentando que las ruedas estropean el suelo. "Ironías de la vida que las ruedas son iguales que las de algunos carros de la compra y, un tacón con la tapa rota raya más que las ruedas".

Muchos ciclistas nos insultan y nos quieren echar cuando utilizamos  los carilles bici-roller como si fuesen ellos los que los han sufragado con sus impuestos. "Ironías de la vida que la legislación permite a los peatones utilizarlos en determinadas circunstancias y ellos no son gritados cuando son mayor riesgo de accidente".

En otras ciudades, como suele ser habitual las más pequeñas son más adelantadas o pierden menos el tiempo en burocracias y politiqueos, ya han aceptado y publicado la posibilidad de patinar en los carriles bici-roller.

El patinaje es un medio de transporte muy similar a la bici en el caso de cascos urbanos que, además de la habilidad necesaria, tan sólo requiere el conocimiento de las normas de circulación, el sentido común, y la aplicación de unas medidas de seguridad lógicas (visibilidad, iluminación y protecciones de seguridad)

El patinaje es un medio de transporte sostenible y ecológico porque nuestra gasolina son nuestras calorías. Los casos de utilización en calzada o acera según situaciones y excepciones serían similares a los de la bici. 

Nuestra única manera de conseguir que sea reconocido y aceptado es seguir practicándolo como medio de transporte, respetando las normas de circulación y aplicando el sentido común. 

Comparte:
¿Nos sigues?